Sticker

GÁNALE AL ESTRÉS EN 6 PASOS

GÁNALE AL ESTRÉS EN 6 PASOS Thumbnail

Entre tu ocupado cronograma de trabajo, el cuidado de tus hijos y hacer diligencias… ah, y además, los cientos de otras cosas que debes hacer en el día, es fácil olvidar la cantidad de estrés a la que estás sometida. Pero tu cuerpo está muy consciente de ello. Y la aterradora verdad es que toda la tensión podría dar inicio a una reacción en cadena de problemas de salud. “Cuando te estresas de forma repetida, tu sistema nervioso permanece acelerado, de manera que incluso pequeñas cantidades pueden hacer que te sientas abrumada”, dice Henry Emmons, MD, autor de The Chemistry of Calm (La química de la calma). El estrés crónico también puede afectar tu sistema inmunológico y podría empeorar tus actuales condiciones de salud. Es por eso que es importante desarrollar una rutina relajante para aquellos momentos en que la vida se pone frenética. He aquí unas simples sugerencias para ayudarte a manejar el estres:

Paso 1 – Busca las señales

La mejor manera de manejar tu estrés es evitar, en primer lugar, que éste se acumule. Para mantener tu nivel de estrés bajo control, toma algunos minutos cada día para reflexionar sobre cualquier cambio inusual en tus hábitos o salud física que podrían ser incitados por la ansiedad. Algunas señales de estrés podrían incluir un cambio en tus patrones de sueño, no obtener un sueño tranquilo, un aumento misterioso en peso, hipertensión, dolores crónicos o tensión muscular.

Paso 2 – Calma tu mente

Cuando te sientas tensa, encuentra un lugar tranquilo para meditar. Toma bocanadas de aire largas y profundas desde tu diafragma; intenta inhalar a través de tu nariz y contener la respiración durante dos conteos de respiración; luego, intenta exhalar a través de tu boca durante siete conteos de respiración. El exhalar durante más tiempo del que inhalas profundiza tu respiración, lo que te ayuda a tranquilizar tu sistema nervioso.

Paso 3 – Pónte en movimiento

Es fácil utilizar el estrés como una excusa para omitir el ejercicio – tú tienes demasiadas otras cosas en tu cabeza, ¿correcto? Hacer ejercicio puede, en realidad, ayudar a aliviar el estrés. Así que haz una pausa, ve a hacer una caminata rápida alrededor de la manzana, sube y baje unas cuantas escaleras a toda velocidad o baila un poco con tus hijos alrededor de la casa. Luego, baja el ritmo de tu rutina con un poco de música relajante.

Paso 4 – Llama a una “Comadre” por teléfono

El pasar tiempo con amigos ayuda a nuestros cuerpos a bombear la hormona de bienestar, oxitocina. Intenta reunirte con un(a) amigo(a) al final de un día alocadamente ocupado o, llama a una amiga durante tu pausa de almuerzo. Mejor aún, haz tiempo para reunirte con amigos de forma habitual – obtendrá un estímulo continuo para tu bienestar.

Paso 5 – Cambia el panorama

A veces, el respirar un poco de aire fresco y un rápido cambio de panorama pueden hacer maravillas para aliviar el estrés. Sal al aire libre y disfruta de un momento para aclarar tu mente en lugar de pensar sobre todas aquellas cosas que debe hacer. Si hay un jardín en el vecindario, detente y aspira la fragancia de las flores. Las investigaciones demuestran que inhalar ciertos aromas (como la lavanda) puede ayudar a restaurar un sistema inmunológico estresado a niveles normales.

Paso 6  – Redáctalo

Tú sabes cómo funciona la cosa… justo cuando te has acomodado en tu cama para obtener un buen sueño nocturno, todas tus preocupaciones vuelven precipitadamente. La falta de sueño solo te hace sentir más ansiosa. Para combatir este ciclo vicioso, toma un bloc de papel y un bolígrafo y anota cualquier pensamiento negativo o cosas por hacer que aparezcan inesperadamente en tu cabeza, dice Sue Patton Thoele, autora de The Mindful Woman (La mujer juiciosa). Es antiintuitivo, pero el anotar tus pensamientos en papel realmente te ayudará a dejarlos de lado.