Sticker

VERDE, EL COLOR DE LA SALUD

VERDE, EL COLOR DE LA SALUD Thumbnail

Cuando se trata de comidas saludables, la espinaca está calificada como una de las mejores en la carta alimentaria. ¿Cómo podría no estarlo? Este vegetal versátil, que aparece en muchos platillos, está repleto de una impresionante lista de vitaminas y minerales. Para obtener espinaca en su forma más sabrosa, acércate al mercado de productores agrícolas, especialmente durante la primavera y el otoño cuando está en temporada.

En cuanto a los beneficios de salud, bueno, la espinaca es uno de los pocos alimentos que ofrece Vitamina K. Esta vitamina es esencial para la coagulación de la sangre y para la salud ósea. Recientes investigaciones demuestran que también podría ayudar a disminuir la inflamación, una condición asociada con un gran número de enfermedades, incluyendo Alzheimer, artritis, diabetes de tipo 2, enfermedades cardíacas y osteoporosis.

El comer espinaca habitualmente podría también estimular tu humor, gracias a las Vitaminas B6 y C, las cuales están asociadas con el placer y con mantener la depresión y la ansiedad bajo control. La espinaca también es una fuente principal de magnesio, importante para mantener los huesos fuertes y para evitar las enfermedades crónicas (Ej. Enfermedad de la arteria coronaria y diabetes).

Cómo comprarlo

Busca hojas de color verde brillante, que no se hayan marchitado. Evita las hojas limosas o manchadas. Una vez que llegues a casa, envuelve la espinaca en toallas de papel y almacénelas en una bolsa plástica en el compartimiento para vegetales de tu refrigerador. Ya sea si la compras pre-embolsada o si la embolsas en casa, la espinaca debería durar unos tres a cuatro días.

Consejo de cocina rápido

Inmediatamente antes de cocerla, lava y remueve cualquier impureza atascada en las hojas y tallos incluso si el producto viene etiquetado como “pre-lavado”. Corta los tallos y agita luego las hojas en agua fría y permite que las impurezas se vayan al fondo (repite hasta que las impurezas permanezcan en la parte inferior del tazón). Para obtener hojas crujientes para ensaladas, sacude o sécalas centrifugando, luego envuélvalas en toallas de papel y refrigérelas durante una o dos horas. Para maximizar el valor nutritivo de la espinaca, prepárala con una grasa saludable como aceite de oliva.